Criterio de Caja del Iva

Qué es el Criterio de Caja del IVA
Es un nuevo régimen especial del IVA, de carácter voluntario, que permitirá a partir de 01/01/2014, liquidar el IVA repercutido cuando se cobre y deducir el IVA soportado cuando se pague.
A partir de enero de 2014 las Pymes y autónomos que decidan acogerse a éste régimen tributario, no deberán adelantar a Hacienda el IVA repercutido de las facturas no cobradas total o parcialmente; al igual que tampoco se podrán desgravar el IVA soportado de las facturas por compras o gastos que no hayan pagado total o parcialmente.
Pero también afecta a la deducción del IVA soportado del destinatario de operaciones sujetas a este régimen, aun cuando no esté acogido al criterio de caja.
Es decir puede afectar directa o indirectamente a todos.
¿Quién puede aplicar el IVA de caja?
Se podrán acoger al régimen especial del criterio de caja, los sujetos pasivos cuya facturación anual o volumen de operaciones realizada durante el año natural anterior no haya superado los 2.000.000 de euros.
Para el cálculo de la facturación anual se establecen estas indicaciones:
Si se han iniciado actividades empresariales o profesionales en el año natural anterior, el importe del volumen de operaciones deberá elevarse al año.
Si no se hubieran iniciado la realización de actividades empresariales o profesionales en el año natural anterior, se podrá aplicar este régimen especial en el año natural en curso.
También se incluirán las operaciones en las que se aplique el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC), aunque en los términos establecidos por el artículo 24 de la Ley de Emprendedores y por el Gobierno de Canarias.
Criterios de exclusión
Si se superan los 2 millones de euros en facturación durante el año natural.
Los acogidos a otros regímenes especiales.
Los que cobren importes en efectivo, de un mismo pagador siempre que supere los 100.000 euros en el año natural.
El régimen especial del criterio de caja (RECC) se referirá a todas las operaciones realizadas por el sujeto pasivo, excepto las siguientes excluidas:
Acogidas a regímenes especiales simplificados (ejemplo módulos), de la agricultura, ganadería y pesca, del recargo de equivalencia, del oro de inversión, servicios prestados por vía electrónica y del grupo de entidades.
Entregas de bienes exentas (ejemplo, exportaciones).
Adquisiciones intracomunitarias de bienes, importaciones y operaciones asimiladas a importaciones, y aquellas en las que el sujeto pasivo del Impuesto sea el empresario o profesional para quien se realiza la operación de conformidad con los números 2º, 3º, 4º del apartado uno del artículo 84 de esta ley.
Autoconsumos.

Regulado nuevo sistema para facilitar el acuerdo extrajudicial de pagos

La nueva norma facilita que el empresario que se encuentre en situación de insolvencia, o que prevea que no podrá cumplir regularmente con sus obligaciones, podrá iniciar un procedimiento para alcanzar un acuerdo extrajudicial de pagos con sus acreedores, siempre que justifique que su pasivo no supera los cinco millones de euros.
También podrán instar el mismo acuerdo las personas jurídicas, sean o no sociedades de capital, que se encuentren en estado de insolvencia; que, en caso de ser declaradas en concurso, dicho concurso no hubiere de revestir especial complejidad; que dispongan de activos líquidos suficientes para satisfacer los gastos propios del acuerdo y que su patrimonio y sus ingresos previsibles permitan lograr con posibilidades de éxito un acuerdo de pago
Solicitud e inicio del expediente
El deudor que pretenda alcanzar con sus acreedores un acuerdo extrajudicial de pagos solicitará el nombramiento de un mediador concursal mediante una instancia en la que hará constar el efectivo y los activos líquidos de que dispone; los bienes y derechos de los que sea titular; los ingresos regulares previstos, una lista de acreedores con la cuantía y correspondientes vencimientos; una relación de los contratos vigentes y otra de gastos mensuales previstos.
Se procederá a nombrar al mediador concursal que en los diez días siguientes a la aceptación del cargo comprobará la existencia y la cuantía de los créditos y convocará al deudor y a los acreedores a una reunión que se celebrará dentro de los dos meses siguientes a esa fecha. Se excluirá de la convocatoria a los acreedores de derecho público.
Una vez solicitada la apertura del expediente, el deudor podrá continuar con su actividad. Desde la presentación de la solicitud, el deudor no podrá solicitar la concesión de préstamos o créditos, devolverá a la entidad las tarjetas de crédito de que sea titular y se abstendrá de utilizar medio electrónico de pago alguno.
Desde la publicación de la apertura del expediente y por parte de los acreedores que pudieran verse afectados por el posible acuerdo extrajudicial de pagos, no podrá iniciarse ni continuarse ejecución alguna sobre el patrimonio del deudor mientras se negocia el acuerdo extrajudicial hasta un plazo máximo de tres meses.
El plan de pagos
Tan pronto como sea posible, y en cualquier caso con una antelación mínima de veinte días naturales a la fecha de la celebración de la reunión, el mediador concursal remitirá a los acreedores, con el consentimiento del deudor, un plan de pagos. En dicho plan la espera o moratoria no podrá superar los tres años y la quita o condonación no podrá superar el 25% de los créditos.
Al plan de pagos se añadirá un plan de viabilidad y contendrá una propuesta de cumplimiento regular de las nuevas obligaciones, incluyendo, en su caso, la fijación de una cantidad en concepto de alimentos para el deudor y su familia, y de un plan de continuación de la actividad profesional o empresarial que desarrollara. La propuesta podrá consistir también en la cesión de bienes a los acreedores en pago de las deudas.
Dentro de los diez días naturales posteriores al envío de la propuesta de acuerdo, los acreedores podrán presentar propuestas alternativas o propuestas de modificación. Transcurrido este plazo el mediador concursal remitirá a los acreedores el plan de pagos y viabilidad final aceptado por el deudor. Si durante este proceso se decidiera no continuar con las negociaciones por parte de los acreedores que representasen al menos la mayoría del pasivo que necesariamente pudiera verse afectado por el acuerdo, el mediador concursal solicitará el concurso de acreedores.
El plan de pagos y el plan de viabilidad podrán ser modificados en la reunión con los acreedores, siempre que no se alteren las condiciones de pago de los acreedores que, por haber manifestado su aprobación dentro de los diez días naturales anteriores, no hayan asistido a la reunión.
Acuerdo extrajudicial de pagos
Para que el plan de pagos se considere aceptado, será necesario que voten a favor del mismo acreedores que sean titulares, al menos, del 60% del pasivo. En el caso de que el plan de pagos consista en la cesión de bienes del deudor en pago de deudas, dicho plan deberá contar con la aprobación de acreedores que representen el 75% del pasivo y del acreedor o acreedores que, en su caso, tengan constituida a su favor una garantía real sobre estos bienes.
Si el plan fuera aceptado por los acreedores, el acuerdo se elevará inmediatamente a escritura pública. Si el plan no fuera aceptado, y el deudor continuara incurso en insolvencia, el mediador concursal solicitará inmediatamente del juez competente la declaración de concurso, que el juez acordará también de forma inmediata.