Tramitación fiscal de las Ayudas

Tratamiento fiscal de las ayudas

Las diferentes Administraciones públicas convocan, de forma periódica, programas de ayudas y subvenciones para empresas, a las cuales se suele acceder mediante concurso previo siempre y cuando se cumplan determinados requisitos.
La repercusión que tiene la obtención de ayudas y subvenciones en cualquier actividad empresarial o profesional es un aspecto que interesa estudiar, especialmente en lo que al ámbito de su fiscalidad se refiere. A continuación se desarrolla el efecto que la percepción de las mismas tiene desde el punto de vista fiscal, tanto en tributación directa como indirecta:

  • Impuesto sobre Sociedades
  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
  • Impuesto sobre el  Valor Añadido

Impuesto sobre Sociedades
Para estudiar la incidencia que las ayudas y subvenciones tienen en el Impuesto sobre Sociedades, se utiliza, al igual que para los demás impuestos, la distinción entre subvenciones de explotación o corrientes y de capital.
Con carácter general constituyen, la subvención constituye un ingreso en el momento en que se concede, aunque se perciba su importe con posterioridad en otro ejercicio.
Las subvenciones de explotación, son aquellas que pretenden compensar el déficit de explotación, una posible perdida de ingresos en la actividad económica o asegurar una renta mínima. Se incluyen en esta las ayudas de apoyo a la creación de empleo La imputación de las mismas se realiza en el ejercicio en que se produzcan los hechos que las motivan, siguiendo un criterio de imputación fiscal. Este es el caso de las ayudas a la creación de empleo que van dirigidas a compensar los mayores gastos de personal que supone la contratación de trabajadores en el ejercicio en que ésta se produce.
Ejemplo: Suponiendo que la empresa que no tiene los beneficios de reducida dimensión, obtiene unos resultados de 160.000 €, que recibe una subvención por la contratación de un trabajador de 9.500 € dicha cuantía se imputará en el ejercicio en que se recibe de tal forma que la cuantía total tributará al 30 por 100. La cuota a pagar sin computar la subvención sería de 48.000 € y teniéndola en cuenta, de 50.850 €, es decir, 2.850 € más que es lo que tributa de 9.500 € obtenido como subvención (30%). Siempre corresponderá un porcentaje fijo de tributación, debido a la estructura del Impuesto sobre Sociedades.
Las subvenciones de capital son aquellas que se conceden para el establecimiento de la empresa, para financiar la estructura fija ésta o para financiar las deudas que originan estas inversiones. La imputación como ingreso se formaliza en el ejercicio en que se reconocen pero no en su integridad, sino en la misma proporción a la depreciación que sufre el bien financiado con la subvención. En este caso se sigue el criterio de imputación contable.
Para el supuesto especial de los bienes no amortizables, el importe de la subvención se imputará al resultado contable del ejercicio en que se produzca la enajenación o la baja en la contabilidad de dicho bien.
Ejemplo: Una empresa adquiere un bien por 120.000 € y obtiene una subvención de 12.000 €. Anualmente se dotará como gasto una cuantía en función del porcentaje de amortización del bien a medida que éste se va depreciando. La subvención se imputará como ingreso, también de forma anual, en función de aquél porcentaje, de tal forma que transcurrido el período de amortización se habrá imputado la totalidad de la cuantía de la subvención.
Por tanto, a la vista de ambos ejemplos, es posible observar que el impacto fiscal que resulta de la percepción de una subvención de capital es menor que el que se deriva de la obtención de una subvención de explotación, al imputarse la cuantía en varios ejercicios. Mientras que como hemos visto, la imputación de las de explotación se produce en su integridad en el mismo ejercicio.
Como excepción a lo establecido en los párrafos anteriores respecto al Impuesto sobre Sociedades, no se integrarán en la base imponible del mismo, determinadas ayudas de la política pesquera comunitaria por abandono de la actividad y de la política comunitaria por el abandono y arranque de determinados cultivos y producciones, así como las que tienen por objeto el reparar la destrucción, por incendio, inundación o hundimiento de elementos patrimoniales afectos a actividades empresariales.
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
 
La clasificación y los diferentes conceptos de ayudas y subvenciones establecidos para el Impuesto sobre Sociedades pueden trasladarse al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, si bien, podemos ver la incidencia concreta que tiene la obtención de una de ellas por las características propias de este impuesto.
La ayuda o subvención percibida, entrará a formar parte de la base imponible, tanto para una actividad encuadrada en el régimen de estimación objetiva, de estimación directa normal o la directa simplificada. La imputación de la misma, se llevará a cabo de diferente forma, como vimos anteriormente, en función de que se trate de una subvención de capital o de explotación. La diferencia respecto al Impuesto sobre Sociedades, radicará en razón de la progresividad del tipo que caracteriza al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, frente al tipo fijo de aquél.
Las Subvenciones de explotación o corrientes se conceden para compensar gastos del ejercicio o una posible perdida de ingresos de la actividad económica. Entre ellas están las denominadas rentas de subsistencia, así como las subvenciones financieras no destinadas a inversiones (pues sería de capital) o las de apoyo a la creación de empleo. Constituyen un ingreso imputable a efectos de este impuesto junto con el resto de los ingresos salvo que alguna norma específica la excluya de  tributación.
Ejemplo: subvención de explotación
En el supuesto de un empresario individual que recibe una subvención de 9.000 € por la contratación indefinida de un trabajador, teniendo en cuenta que la base imponible es de 50.000 €, la tributación será la siguiente: Aplicando la escala del impuesto resulta, para los 50.000 €, una cuota de 14.670,35 €. Si se tiene en cuenta ahora la cuantía de la subvención, para los 59.000 € resulta una cuota de 18.008,11 €. Hay una diferencia en la tributación de 3.337.76 € mayor con motivo de la percepción de la subvención de 9.000 €.. Cabe observar que la obtención de una subvención afectará de diferente forma según el tipo de gravamen de la escala en que se encuentre el sujeto pasivo, al tratarse éste de un tipo de gravamen progresivo.
Las subvenciones de capital se destinan a financiar distintos elementos del inmovilizado, como tal, deberán tratarse como ingreso integrándose con el reto para determinar los rendimientos íntegros de la actividad. Ahora bien se imputan en la misma medida que se amorticen.
En los casos de que no sean bienes amortizables se aplicaran en su totalidad como ingreso integro del ejercicio en que se produzca la enajenación o baja en inventario, pudiéndose aplicar la reducción del 40% por rendimientos obtenidos de forma notoriamente irregular.
Ejemplo: subvención de capital
El efecto descrito para las subvenciones de explotación será aplicable de igual forma a las de capital, si bien, el incremento en la cuota será considerablemente menor al imputarse no la totalidad de la cuantía de la ayuda, sino el porcentaje que corresponde de la aplicación de las tablas de amortización. Siguiendo el ejemplo anterior, para un empresario individual con unos resultados de 50.000 € y la obtención de una subvención de 9.000 € para la compra de equipamiento, el incremento en la cuota será únicamente de una parte de la cuantía de la subvención, no imputándose 9.000 € en su integridad.
El Impuesto sobre el Valor Añadido
Las subvenciones pueden incidir en la deducción del IVA a aquellos empresarios que en el desarrollo de su actividad realizan operaciones con derecho a deducción y otras operaciones no deducibles, aplicándose la regla de la prorrata, y por lo tanto  no se aplicará esta regla cuando se percibe una subvención y solo se realizan operaciones que generan derecho a deducción.
A efectos de la ley del IVA se pueden percibir  los siguientes tipos de subvenciones:
-Subvenciones vinculadas al precio, también denominadas al consumo, la subvención va a financiar el precio del producto o servicio. Estas subvenciones se consideran mayor base imponible de las operaciones, por lo que se computan en el cálculo de la prorrata de deducción, incluyéndose en el numerador o en el denominador, en función de la naturaleza de las operaciones de cuya base imponible formen parte.

El % , el porcentaje que podemos deducir del IVA
% = Importe total anual operaciones con derecho a deducción (+ Subvención actividad deducibles) / Importe anual de todas la operaciones (+ Subvenciones) X 100

Ejemplo: Subvención vinculada al precio de actividad exenta:
Una empresa se dedica al alquiler de viviendas, locales comerciales y garajes de su propiedad, las operaciones que ha realizado sobre sus locales y garajes ha sido 100.000 euros y de las dedicadas a vivienda ha sido 60.000 euros. El IVA que ha soportado en total ha sido 16.000. Por parte de la Comunidad Autónoma , le conceden una ayuda para disminuir el precio del alquiler a la vivienda para que rebaje en las cuotas de sus inquilinos de 10.000 Euros. Su prorrata sería; 100.000 / (100.000 + 60.000 + 10.000) = 0.59 (59%). El IVA soportado a deducir sería 9.411 euros frente a los 16.000 de si solo alquilara inmuebles no exentos de IVA.
Ejemplo: Subvención vinculada al precio de actividad deducible:
Una empresa realiza operaciones comerciales de venta de prótesis ortopédicas sujetas al IVA por 200.000 euros y además también dispone de un centro ortopédico que coloca prótesis a clientes por 50.000, estas operaciones están exentas y no son deducibles. El IVA que ha soportado en total ha sido 8.000. Obtiene una subvención pública de 10.000 euros destinada a subvencionar el precio de los productos vendidos. Su prorrata seria: (200.000 + 10.000 / 200.000 + 50.000) = 0.84 (84%).  El IVA soportado a deducir seria 6.720 euros en lugar de los 8.000.
-Subvenciones no vinculadas al precio, también llamadas de producción o funcionamiento. En estas se distinguen; las de explotación destinadas a cubrir resultados negativos del ejercicio, y las de capital que se conceden para mantener o ampliar la infraestructura de la actividad empresarial.
Con anterioridad al 2006 se debía aplicar la prorrata a aquellos sujetos que realizaban operaciones con y sin derecho a deducción, siempre que se percibieran para financiar la actividad.
A partir del 1 de enero de 2006, la percepción de este tipo de subvenciones no se tiene en cuenta para el cálculo de la prorrata en ningún caso, ni siquiera cuando el perceptor de las mismas realice operaciones con y sin derecho a deducir

Incentivos fiscales para empresas de reducida dimensión

Objeto
Estimular la iniciativa privada, incentivando la creación de nuevas PYMES e impulsando el desarrollo económico de las ya existentes y la creación de empleo y riqueza, mediante la implantación de un régimen fiscal bonificado especial.
Beneficiarios
Este régimen especial se aplicará a aquellas empresas que tributen a través del Impuesto de Sociedades en las que el importe neto de la cifra de negocios habida en el período impositivo inmediato anterior sea inferior a 10 millones de euros. Para las empresas de nueva creación, se tendrá en cuenta el primer período impositivo en que se desarrolle la actividad.
Los mismos beneficios serán aplicables a las empresas o empresarios que tributen a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, modalidad de Estimación Directa, con el mismo límite máximo de cifra de negocio.

– Tipo impositivo
Aplicación del tipo impositivo del 25 por 100 por la parte de base imponible comprendida entre 0 y 300.000 €. Por la parte de base imponible restante se aplicará el 30 por 100.
Cuando el período impositivo tenga una duración inferior al año, la parte de la base imponible que tributará al tipo del 25 por ciento será la resultante de aplicar a 300.000 euros la proporción en la que se hallen el número de días del período impositivo entre 365 días, o la base imponible del período impositivo cuando esta fuera inferior.
– Amortizaciones libres o aceleradas
o Libertad de amortización de los elementos del inmovilizado material nuevos, adquiridos o construidos en la propia empresa, siempre y cuando durante los veinticuatro meses siguientes a la fecha del inicio del período impositivo en que los bienes adquiridos entren en funcionamiento, la plantilla media total de la empresa se incremente respecto de la plantilla media de los doce meses anteriores y dicho incremento se mantenga durante un período adicional de otros veinticuatro meses. La cuantía de la inversión que podrá beneficiarse del régimen de libertad de amortización será la que resulte de multiplicar la cifra de 120.000 € por el incremento de plantilla producido.
o Libertad de amortización de los elementos del inmovilizado material nuevos cuyo valor unitario no exceda de 601,01 €, con un máximo conjunto de 12.020,24 €.
o Los elementos del inmovilizado material nuevos, así como los elementos del inmovilizado inmaterial podrán amortizarse en función del coeficiente que resulte de multiplicar por 2 el coeficiente de amortización lineal máximo previsto en las tablas de amortización oficialmente aprobadas.
o Los elementos del inmovilizado material en los que se reinvierta el importe total obtenido en la transmisión de otros elementos del inmovilizado material afectos a la actividad podrán amortizarse en función del coeficiente que resulta de multiplicar por 3 el coeficiente de amortización lineal máximo de las tablas de amortización aprobadas.
– Dotación por posibles insolvencias de deudores
Posibilidad de deducir una dotación para la cobertura del riesgo de las posibles insolvencias hasta el límite del 1 por 100 sobre el saldo de los deudores existentes a la conclusión del período impositivo.

Deducciones IS por la realización de determinadas actividades

A continuación se incluyen las deducciones a la inversión contempladas en el Impuesto sobre Sociedades, cuyo objetivo es promover la realización, por parte de las empresas instaladas en España, de determinados proyectos de inversión.
Estas deducciones también serán aplicables a los empresarios individuales acogidos al Régimen de Estimación Directa en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Dichos incentivos sólo serán de aplicación a los contribuyentes en el Régimen de Estimación Objetiva cuando así se establezca reglamentariamente teniendo en cuenta las características y obligaciones formales de dicho régimen.
Edición de libros
Deducción del 5% de las inversiones realizadas en la edición de libros que permitan la confección de un soporte físico, previo a su producción industrial seriada.
Producciones cinematográficas
Deducción de un 20% en las inversiones en producciones españolas de largometrajes cinematográficos y de series audiovisuales de ficción, animación o documental, que permitan la confección de un soporte físico previo a su producción industrial. La base de la deducción estará constituida por el coste de la producción minorado en la parte financiada por el coproductor financiero.
El coproductor financiero que participe en una producción española de largometraje cinematográfico tendrá derecho a una deducción del 5% de la inversión que financie.
Instalaciones destinadas a la protección del medio ambiente
Deducción del 8% de las inversiones realizadas en bienes del activo material destinadas a la protección del medio ambiente, consistentes en instalaciones que eviten la contaminación atmosférica o acústica procedente de instalaciones industriales o contra la contaminación de aguas superficiales, subterráneas y marinas para la reducción, recuperación o tratamiento de residuos industriales propios, siempre cumpliendo con la normativa vigente en dichos ámbitos pero se realicen para mejorar las exigencias establecidas en la misma. Dichas inversiones deberán estar incluidas en programas, convenios o acuerdos con la Administración competente en materia medioambiental., quien deberá expedir la certificación de la convalidación de la inversión.
Deducción por gastos de formación profesional
Deducción del 5% de los gastos, minorados en el 65 por 100 del importe de las subvenciones recibidas para la realización de dichas actividades.
Investigación científica (I+D) e innovación tecnológica
” Actividades de I+D

La base se minorará en el 65 por 100 de las subvenciones recibidas para el fomento de dichas actividades e imputables como ingreso en el periodo impositivo.
Deducción del 30% de los gastos efectuados en actividades de investigación y desarrollo, y del 10% de las inversiones en elementos de inmovilizado material e inmaterial, excluidos los inmuebles y terrenos, siempre que estén afectos exclusivamente a las actividades de investigación y desarrollo.
En el caso de que los gastos efectuados en la realización de actividades de investigación y desarrollo en el período impositivo sean mayores que la media de los efectuados en los dos años anteriores, se aplicará el porcentaje establecido en el párrafo anterior hasta dicha media, y además un 50% sobre el exceso respecto de la misma.
Además de la anterior deducción, podrá aplicarse una deducción adicional del 20% del importe de los siguientes gastos del período:

  • Los gastos de personal de la entidad correspondientes a investigadores cualificados adscritos en exclusiva a actividades de investigación y desarrollo.

Actividades de innovación tecnológica
La base se minorará en el 65 por 100 de las subvenciones recibidas para el fomento de dichas actividades e imputables como ingreso en el periodo impositivo.

  • Deducción del 12% de los gastos efectuados en el período impositivo por este concepto.

Para la aplicación de dichas deducciones los sujetos pasivos podrán aportar informe motivado emitido por el Ministerio de Ciencia e Innovación o por un organismo adscrito a éste, relativo al cumplimiento de los requisitos científicos y tecnológicos para calificar las actividades como I D o para calificarlas como innovación.
Dicho informe tendrá carácter vinculante para la Administración tributaria.
El Servicio de Certificación de la Cámara (SDC) facilita a las empresas como resultado del proceso de certificación de proyectos I D i el correspondiente Certificado junto a un Informe Final de Certificación, documentación necesaria para que la empresa acuda al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio para solicitar el correspondiente Informe Motivado.
Bienes de interés cultural
Deducción del 15% de las inversiones en bienes del patrimonio histórico español realizadas fuera de territorio español para su introducción en España, siempre que sean declarados bienes de interés cultural o que estén incluidos en el Inventario General de Bienes Muebles en el plazo de un año desde su introducción y permanezcan en el patrimonio del titular durante un tiempo no inferior a cuatro años.
Deducción del 15% en gastos de conservación, reparación, rehabilitación, mantenimiento y exposición de determinados bienes de interés cultural.
Deducción del 15% para la rehabilitación de edificios, el mantenimiento y reparación de sus tejados y fachadas, así como la mejora de infraestructuras de su propiedad situados en el entorno que sea objeto de protección de las ciudades españolas o de los conjuntos arquitectónicos, arqueológicos, naturales o paisajísticos y de los bienes declarados Patrimonio Mundial por la Unesco situados en España.
Creación de empleo
Deducción de 9.000 euros por cada persona/año de incremento del promedio de plantilla de trabajadores con discapacidad en un grado igual o superior al 33% e inferior al 65%, contratados por el sujeto pasivo, experimentado durante el período impositivo, respecto a la plantilla media de trabajadores de la misma naturaleza del período inmediato anterior.
Deducción de 12.000 euros por cada persona/año de incremento del promedio de plantilla de trabajadores con discapacidad en un grado igual o superior al 65%, contratados por el sujeto pasivo, experimentado durante el período impositivo, respecto a la plantilla media de trabajadores de la misma naturaleza del período inmediato anterior.
Deducción de 3.000 euros por la  primera contratación de un trabajador menor de 30 años mediante el “contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores”.
Deducción por contratar mediante el “contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores” con desempleados beneficiarios de una prestación contributiva por desempleo, del 50% del menor de los siguientes importes:
a) El importe de la prestación por desempleo que el trabajador tuviera pendiente de percibir en el momento de la contratación.
b) El importe correspondiente a doce mensualidades de la prestación por desempleo que tuviera reconocida.
Limites de la deducción
Con carácter general, el importe de las deducciones aplicadas en el período impositivo no podrá exceder conjuntamente del 35% de la cuota íntegra minorada en las deducciones para evitar la doble imposición interna e internacional y las bonificaciones. No obstante, el límite se elevará al 60% cuando el importe de la deducción por actividades de investigación, desarrollo e innovación, que correspondan a gastos e inversiones efectuadas en el propio período impositivo, exceda del 10% de la cuota íntegra minorada en las deducciones para evitar la doble imposición interna e internacional y las bonificaciones.

Incentivos Seguridad Social: Autónomos

Jóvenes
Como medida de fomento del empleo los trabajadores menores de 30 años de edad, incorporados al Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos se les aplicará sobre la cuota una reducción, durante los 15 meses inmediatamente siguientes a la fecha de alta, equivalente al 30% de la cuota que resulte de aplicar sobre la base mínima el tipo mínimo de cotización vigente en cada momento en este Régimen, y una bonificación, en los 15 meses siguientes a la finalización del periodo de reducción, de igual cuantía que ésta. El límite de edad señalado anteriormente será de menor de 35 años, en el caso de mujeres trabajadoras por cuenta propia.
Alternativamente, los trabajadores por cuenta propia que tengan menos de 30 años de edad y que causen alta inicial o que no hubieran estado en situación de alta en los cinco años inmediatamente anteriores, a contar desde la fecha de efectos del alta, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos o en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, podrán aplicarse las siguientes reducciones y bonificaciones sobre la cuota por contingencias comunes, incluida la incapacidad temporal, resultante de aplicar a la base mínima el tipo mínimo de cotización vigente en cada momento, por un período máximo de 30 meses, según la siguiente escala:
a) Una reducción equivalente al 80% de la cuota durante los 6 meses inmediatamente siguientes a la fecha de efectos del alta.
b) Una reducción equivalente al 50% de la cuota durante los 6 meses siguientes.
c) Una reducción equivalente al 30% de la cuota durante los 3 meses siguientes al período señalado anteriormente.
d) Una bonificación equivalente al 30% de la cuota en los 15 meses siguientes a la finalización del período de reducción.
Lo previsto anteriormente no resultará de aplicación a los trabajadores por cuenta propia que empleen trabajadores por cuenta ajena.
La reducción de la cuota será con cargo al Presupuesto de la Seguridad Social y la bonificación con cargo a la correspondiente partida presupuestaria del Servicio Público de Empleo Estatal.
Mayores de 30 años
Los trabajadores por cuenta propia que tengan 30 o más años de edad y que causen alta inicial o que no hubieran estado en situación de alta en los cinco años inmediatamente anteriores, a contar desde la fecha de efectos del alta, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, podrán aplicarse las siguientes reducciones sobre la cuota por contingencias comunes, siendo la cuota a reducir el resultado de aplicar a la base mínima de cotización que corresponda el tipo mínimo de cotización vigente en cada momento, incluida la incapacidad temporal, por un período máximo de 18 meses, según la siguiente escala:
a) Una reducción equivalente al 80% de la cuota durante los 6 meses inmediatamente siguientes a la fecha de efectos del alta.
b) Una reducción equivalente al 50% de la cuota durante los 6 meses siguientes.
c) Una reducción equivalente al 30% de la la cuota durante los 6 meses siguientes.
Esto no resultará de aplicación a los trabajadores por cuenta propia que empleen trabajadores por cuenta ajena.
Discapacidad
Las personas con un grado de discapacidad igual o superior al 33%, que causen alta inicial en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, se beneficiarán, durante los cinco años siguientes a la fecha de efectos del alta, de una bonificación del 50% de la cuota que resulte de aplicar sobre la base mínima el tipo vigente en cada momento, incluida la incapacidad temporal.
Cuando los trabajadores por cuenta propia con un grado de discapacidad igual o superior al 33% tengan menos de 35 años de edad y causen alta inicial o no hubieran estado en situación de alta en los cinco años inmediatamente anteriores, a contar desde la fecha de efectos del alta, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos podrán aplicarse las siguientes reducciones y bonificaciones sobre la cuota por contingencias comunes, incluida la incapacidad temporal, resultante de aplicar a la base mínima el tipo mínimo de cotización vigente en cada momento, por un período máximo de 5 años, según la siguiente escala:
a) Una reducción equivalente al 80% durante los 12 meses inmediatamente siguientes a la fecha de efectos del alta.
b) Una bonificación equivalente al 50% durante los cuatro años siguientes.
Lo previsto anteriormente no resultará de aplicación a los trabajadores por cuenta propia con discapacidad que empleen a trabajadores por cuenta ajena.
La reducción de la cuota será con cargo al Presupuesto de la Seguridad Social y la bonificación con cargo a la correspondiente partida presupuestaria del Servicio Público de Empleo Estatal
Cuando los trabajadores por cuenta propia con un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento tengan menos de 35 años de edad y causen alta inicial o no hubieran estado en situación de alta en los cinco años inmediatamente anteriores, a contar desde la fecha de efectos del alta, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, podrán aplicarse las siguientes reducciones y bonificaciones sobre la cuota por contingencias comunes, incluida la incapacidad temporal, resultante de aplicar a la base mínima el tipo mínimo de cotización vigente en cada momento, por un período máximo de 5 años, según la siguiente escala:
a) Una reducción equivalente al 80% durante los 12 meses inmediatamente siguientes a la fecha de efectos del alta.
b) Una bonificación equivalente al 50% durante los cuatro años siguientes.
Esto no resultará de aplicación a los trabajadores por cuenta propia con discapacidad que empleen a trabajadores por cuenta ajena.
Trabajadores con 65 o más años
Los trabajadores por cuenta propia incluidos en el campo de aplicación del Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos quedarán exentos de cotizar a la Seguridad Social, salvo, en su caso, por incapacidad temporal y por contingencias profesionales, siempre que se encuentren en alguno de estos supuestos:
65 años de edad y 38 años y 6 meses de cotización.
67 años de edad y 37 años de cotización.
Por lo tanto, se aplicarán el tipo del 3,4% si no han optado por la cobertura de accidente de trabajo y enfermedad profesional.
Familiares
Están bonificadas las nuevas altas de familiares colaboradores de trabajadores autónomos, es decir el cónyuge, pareja de hecho y familiares de trabajadores autónomos por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive y, en su caso, por adopción, que se incorporen como nuevas altas al Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, y colaboren con ellos mediante la realización de trabajos en la actividad de que se trate, tendrán derecho a una bonificación durante los 18 meses inmediatamente siguientes a la fecha de efectos del alta, equivalente al 50% de la cuota que resulte de aplicar sobre la base mínima el tipo correspondiente de cotización vigente.
Víctimas violencia de género
Las trabajadoras por cuenta propia víctimas de violencia de género que cesen en su actividad para hacer efectiva su protección o su derecho a la asistencia social integral, se les suspenderá la obligación de cotización durante un período de seis meses, que les serán considerados como de cotización efectiva a efectos de las prestaciones de Seguridad Social. Asimismo, su situación será considerada como asimilada al alta. A los efectos de lo previsto anteriormente, se tomará una base de cotización equivalente al promedio de las bases cotizadas durante los seis meses previos a la suspensión de la obligación de cotizar.
Pluriactividad
Los autónomos que simultáneamente coticen en régimen general durante el año 2013, cuando la cantidad cotizada por contingencias comunes (teniendo en cuenta tanto las aportaciones empresariales como las correspondientes al trabajador en el Régimen General así como las efectuadas en régimen de autónomos) sea igual o superior a 11.633,68  euros, tendrán derecho a una devolución del 50 por ciento del exceso en que sus cotizaciones superen la mencionada cuantía, con el tope del 50 por ciento de las cuotas ingresadas en el citado Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, en razón de su cotización por las contingencias comunes de cobertura obligatoria. La devolución se efectuará a instancia del interesado, que habrá de formularla en los cuatro primeros meses del ejercicio siguiente.
Pluriactividad
Los trabajadores que causen alta por primera vez en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos y con motivo de la misma inicien una situación de pluriactividad, podrán elegir como base de cotización en ese momento, la comprendida entre el 50% de la base mínima de cotización establecida durante los primeros dieciocho meses, y el 75% durante los siguientes dieciocho meses, hasta las bases máximas establecidas para este Régimen Especial.
En los supuestos de trabajadores en situación de pluriactividad en que la actividad laboral por cuenta ajena lo fuera a tiempo parcial con una jornada a partir del 50% de la correspondiente a la de un trabajador con jornada a tiempo completo comparable, se podrá elegir en el momento del alta, como base de cotización la comprendida entre el 75% de la base mínima de cotización durante los primeros dieciocho meses, y el 85% durante los siguientes dieciocho meses, hasta las bases máximas establecidas para este Régimen Especial.
La aplicación de esta medida será incompatible con cualquier otra bonificación o reducción establecida como medida de fomento del empleo autónomo, así como con lo previsto en el artículo 113 Cinco.7 de la Ley 17/2012, de 27 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2013, o artículos equivalentes de las sucesivas Leyes de Presupuestos Generales del Estado.

Novedades Tributarias introducidas por la Ley 14/2013, de apoyo a los emprendedores

PRINCIPALES NOVEDADES TRIBUTARIAS INTRODUCIDAS POR LA LEY 14/2013, DE 27 DE SEPTIEMBRE, DE APOYO A LOS EMPRENDEDORES Y SU INTERNACIONALIZACIÓN (BOE del día 28)

IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE LAS PERSONAS FÍSICAS
El artículo 27 de la Ley 14/2013 introduce las siguientes modificaciones en el IRPF:
CON EFECTOS DESDE EL 29 DE SEPTIEMBRE DE 2013:
Se suprime la exención de las ganancias patrimoniales derivadas de la transmisión de acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente creación.No obstante, los contribuyentes que obtengan ganancias patrimoniales que se pongan de manifiesto con ocasión de la transmisión de acciones o participaciones adquiridas con anterioridad al 29 de septiembre de 2013 (entrada en vigor de la Ley 14/2013), podrán aplicar la exención prevista en la disposición adicional trigésima cuarta en su redacción en vigor a 31 de diciembre de 2012.
Se establece una nueva exención por reinversión en el supuesto de transmisión de acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente creación.
El artículo 38.2 de la Ley del Impuesto establece la exención por reinversión de las ganancias patrimoniales que se pongan de manifiesto con ocasión de la transmisión de acciones o participaciones por las que se hubiera practicado la deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación prevista en el artículo 68.1 de dicha Ley. La exención podrá ser total, si se reinvierte el importe total obtenido por la transmisión de las acciones, o parcial cuando el importe reinvertido sea inferior al total percibido en la transmisión.
No resultará de aplicación la exención por reinversión:
Cuando el contribuyente hubiera adquirido valores homogéneos en el año anterior o posterior a la transmisión de las acciones. En este caso, la exención no procederá respecto de los valores que permanezcan en el patrimonio del contribuyente.
Cuando las acciones se transmitan al cónyuge, o a parientes en línea recta o colateral, por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado incluido.
Cuando las acciones o participaciones se transmitan a una entidad respecto de la que se produzca, con el contribuyente o con cualquiera de las personas citadas en el punto anterior, alguna de las circunstancias establecidas en el artículo 42 del Código de Comercio.
Deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación.
Se añade un nuevo apartado 1 al artículo 68 de la Ley del Impuesto por el que se establece una nueva deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación. La deducción se aplicará exclusivamente en la cuota íntegra estatal.
El porcentaje de deducción será del 20 por ciento de las cantidades satisfechas por la suscripción de acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente creación que cumplan los requisitos establecidos.
La base máxima de deducción será de 50.000 euros anuales y estará formada por el valor de adquisición de las acciones o participaciones suscritas. Cuando se hubiese aplicado la exención por reinversión regulada en el artículo 38, únicamente formará parte de la base de la deducción de las nuevas acciones suscritas el exceso del importe total obtenido en la transmisión de las acciones por las que se hubiese aplicado la exención.
 
CON EFECTOS DESDE EL 1 DE ENERO DE 2013:
EMPRESAS DE REDUCIDA DIMENSIÓN. Se regulan las especialidades para la aplicación de la nueva deducción por inversión de beneficios establecida en el nuevo artículo 37 del TRLIS.
Se modifica el apartado 2 del artículo 68 de la Ley 35/2006 para regular las especialidades necesarias para la aplicación de la deducción por inversión de beneficios del artículo 37 del TRLIS.
Se establecen las siguientes especialidades para la aplicación en el IRPF:
Darán derecho a la deducción los rendimientos netos de actividades económicas que se inviertan en elementos nuevos del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas desarrolladas por el contribuyente.
Se deberá invertir una cuantía equivalente a la parte de la base liquidable general positiva del período impositivo que corresponda a los rendimientos netos de actividades económicas. La base de la deducción será esta cuantía.
El porcentaje de deducción será del 10 por ciento. No obstante, será del 5 por ciento cuando el contribuyente hubiera practicado la reducción del 20 por ciento prevista en el apartado 3 del artículo 32 de esta Ley o la reducción por mantenimiento o creación de empleo, o se trate de rentas obtenidas en Ceuta y Melilla respecto de las que se hubiera aplicado la deducción prevista en el artículo 68.4 de la Ley.
El importe de la deducción no podrá exceder de la suma de la cuota íntegra estatal y autonómica.
No serán aplicables los apartados 5 y 8 del artículo 37 del TRLIS.
La deducción se aplicará a los contribuyentes que determinen el rendimiento en estimación directa en cualquiera de sus modalidades. No obstante, tratándose de contribuyentes que determinen el rendimiento neto por el método de estimación objetiva se podrá aplicar cuando se establezca reglamentariamente.
En todo caso deberán cumplirse los requisitos establecidos para las empresas de reducida dimensión (art.108 TRLIS). La cifra de negocios en el período impositivo inmediato anterior ha de ser inferior a 10 millones de euros.
Esta deducción será aplicable respecto de los rendimientos netos de actividades económicas obtenidos a partir de 1 de enero de 2013.
IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES
Deducción por Inversión de Beneficios
Para periodos impositivos iniciados desde el 1 de enero de 2013, el artículo 25 introduce en el Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, nuevamente, el artículo 37 (sin contenido en el actual TRLIS), creando la Deducción por Inversión de Beneficios, para los sujetos pasivos que cumplan los requisitos del Régimen de Entidades de Reducida Dimensión. Esta deducción por inversión de beneficios es aplicable por las entidades que cumplan los requisitos del artículo 108 y tributen de acuerdo con la escala del artículo 114. La deducción se aplicará sobre la cuota íntegra del ejercicio en el que se realice la inversión, y consiste en el 10 por ciento de los beneficios que se inviertan en elementos nuevos del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas. La deducción será del 5 por ciento para las entidades que tributen de acuerdo con la escala de gravamen de la D.A. duodécima de la Ley (tipo reducido por mantenimiento o creación de empleo).
Las características principales de esta deducción son:
La inversión deberá realizarse en el plazo comprendido entre el inicio del período impositivo en que se obtienen los beneficios objeto de inversión y los dos años posteriores o, excepcionalmente, de acuerdo con un plan especial de inversión aprobado por la Administración tributaria a propuesta del sujeto pasivo. Los elementos patrimoniales objeto de inversión deberán permanecer en funcionamiento en el patrimonio de la entidad, salvo pérdida justificada, durante un plazo de 5 años, o durante su vida útil si es inferior.
La base de la deducción resultará de aplicar al importe de los beneficios del ejercicio, sin incluir la contabilización del Impuesto sobre Sociedades, objeto de inversión un coeficiente determinado por:
En el numerador: los beneficios obtenidos en el ejercicio, sin incluir la contabilización del Impuesto sobre Sociedades, minorados por aquellas rentas o ingresos que sean objeto de exención, reducción, bonificación, deducción del artículo 15.9 de esta Ley o deducción por doble imposición, exclusivamente en la parte exenta, reducida, bonificada o deducida en la base imponible, o bien que haya generado derecho a deducción en la cuota íntegra.
En el denominador: los beneficios obtenidos en el ejercicio, sin incluir la contabilización del Impuesto sobre Sociedades.
El coeficiente que resulte se tomará con dos decimales redondeado por defecto.
Las entidades que apliquen esta deducción deberán dotar una reserva por inversiones, con cargo a los beneficios del ejercicio, por un importe igual a la base de deducción, que será indisponible en tanto que los elementos patrimoniales en los que se realice la inversión deban permanecer en la entidad.
Esta deducción es incompatible con la aplicación de la libertad de amortización, con la deducción por inversiones regulada en el artículo 94 de la Ley 20/1991, de 7 de junio, de modificación de los aspectos fiscales del Régimen Económico Fiscal de Canarias, y con la Reserva para inversiones en Canarias regulada en el artículo 27 de la Ley 19/1994, de 6 de julio, de modificación del Régimen Económico y Fiscal de Canarias.
Deducciones del artículo 44
El Artículo 26 da nueva redacción al artículo 44 del TRLIS. Se mantiene con la redacción actual el apartado 1. Se modifica el apartado2. El apartado 3, sin cambios, pasa a ser el apartado 4. Por último, se introduce un nuevo apartado 3.
El Artículo 26 uno, da nueva redacción al apartado 2 del artículo 44 del TRLIS, que recoge las normas comunes a las deducciones previstas en el Capítulo IV.
El apartado 2 del artículo 44, establece que las entidades que tributen a tipo general, al resultante de la escala del artículo 114, o al 35 por ciento, que generen deducciones por actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica (recogidas en los apartados 1 y 2 del artículo 35 del TRLIS) en ejercicios iniciados a partir del 1 de enero de 2013, podrán optar por aplicar la deducción en los términos generales con los límites del apartado 1 de este mismo artículo o, lo que resulta novedoso, por quedar excluidas del citado límite. Para quedar excluidas deberán renunciar a un 20 por ciento (en concepto de descuento) del importe de la deducción generada, a cambio del cual podrán aplicar la deducción sin límites. En caso de insuficiencia de cuota se podrá solicitar su abono a la Administración tributaria, a través de la declaración del Impuesto de Sociedades.
El importe de la deducción aplicada o abonada, en el caso de actividades de innovación tecnológica no podrá superar conjuntamente el importe de 1 millón de euros anual.
El importe de la deducción aplicada o abonada por actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica, no podrá superar conjuntamente y por todos los conceptos, el importe de 3 millones de euros anuales.
Para la aplicación de lo dispuesto en este apartado, se deben cumplir los siguientes requisitos:
Que transcurra, al menos, un año desde la finalización del período impositivo en que se generó la deducción, sin que la misma haya sido objeto de aplicación.
Que la plantilla media o, alternativamente, la plantilla media adscrita a actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica no se vea reducida desde el final del período impositivo en que se generó la deducción hasta la finalización del plazo a que se refiere la letra c) siguiente.
Que se destine un importe equivalente a la deducción aplicada o abonada, a gastos de investigación y desarrollo e innovación tecnológica o a inversiones en elementos del inmovilizado material o activo intangible exclusivamente afectos a dichas actividades, excluidos los inmuebles, en los 24 meses siguientes a la finalización del período impositivo en cuya declaración se realice la correspondiente aplicación o abono.
Que la entidad haya obtenido un informe motivado sobre la calificación de la actividad como investigación y desarrollo o innovación tecnológica o un acuerdo previo de valoración de los gastos e inversiones correspondientes a dichas actividades, en los términos establecidos en el apartado 4 del artículo 35 de esta Ley.
El incumplimiento de cualquiera de estos requisitos conllevará la regularización de las cantidades indebidamente aplicadas o abonadas, en la forma establecida en el artículo 137.3 del TRLIS.
El nuevo apartado 3 del artículo 44, establece que una misma inversión no podrá dar lugar a la aplicación de más de una deducción en la misma entidad salvo disposición expresa, ni podrá dar lugar a la aplicación de una deducción en más de una entidad.
Cesión de activos intangibles
Aplicable a las cesiones de activos intangibles que se produzcan a partir del 29 de septiembre de 2013. El artículo 26, dos, modifica el artículo 23 del TRLIS, que recoge la reducción de las rentas procedentes de determinados activos intangibles.
La redacción anterior permitía la reducción en la base imponible, del 50% de los ingresos procedentes de determinados activos intangibles. La reforma sustituye ingresos por rentas netas, sin modificar los bienes cuya cesión puede beneficiarse del régimen. Determina cómo se calculan las rentas netas, mantiene la exclusión del beneficio fiscal de las rentas procedentes de determinados bienes y permite a los sujetos pasivos solicitar a la Administración tributaria un acuerdo previo de valoración o de calificación, que se desarrollan en los apartados 6 y 7 del artículo, respectivamente.
1.- Las rentas procedentes de la cesión del derecho de uso o de explotación de patentes, dibujos o modelos, planos, fórmulas o procedimientos secretos, de derechos sobre informaciones relativas a experiencias industriales, comerciales o científicas, se integrarán en la base imponible en un 40 por ciento de su importe, cuando se cumplan los siguientes requisitos (en negrita los nuevos):
Que la entidad cedente haya creado los activos objeto de cesión, al menos, en un 25 por ciento de su coste.
Que el cesionario utilice los derechos de uso o de explotación en el desarrollo de una actividad económica y que los resultados de esa utilización no se materialicen en la entrega de bienes o prestación de servicios por el cesionario que generen gastos fiscalmente deducibles en la entidad cedente, siempre que, en este último caso, dicha entidad esté vinculada con el cesionario.
Que el cesionario no resida en un país o territorio de nula tributación o considerado como paraíso fiscal, salvo que esté situado en un Estado Miembro de la Unión Europea y el sujeto pasivo acredite que la operativa responde a motivos económicos válidos.
Cuando un mismo contrato de cesión incluya prestaciones accesorias de servicios, deberá diferenciarse en dicho contrato la contraprestación correspondiente a los mismos.
Que la entidad disponga de los registros contables necesarios para poder determinar los ingresos y gastos, directos e indirectos, correspondientes a los activos objeto de cesión.
2.- Definición de rentas, a los efectos de lo establecido en el apartado 1 del artículo 23. Se entenderá por rentas la diferencia positiva entre los ingresos del ejercicio procedentes de la cesión del derecho de uso o de explotación de los activos y las cantidades que sean deducidas en el mismo por aplicación de los artículos 11.4 ó 12.7 de esta Ley, por deterioros y por aquellos gastos del ejercicio directamente relacionados con el activo cedido.No obstante, en el caso de activos intangibles no reconocidos en el balance de la entidad, se entenderá por rentas el 80 por ciento de los ingresos procedentes de la cesión de aquellos.
3.- Se mantiene la exclusión del beneficio fiscal de las rentas procedentes de la cesión del derecho de uso o de explotación, de marcas, obras literarias, artísticas o científicas, incluidas las películas cinematográficas, de derechos personales susceptibles de cesión, como los derechos de imagen, de programas informáticos, equipos industriales, comerciales o científicos, ni de cualquier otro derecho o activo distinto de los señalados en el apartado 1. Se añade como operación excluida la transmisión de estos activos intangibles.
4.- A efectos de aplicar la presente reducción, con carácter previo a la realización de las operaciones, el sujeto pasivo podrá solicitar a la Administración tributaria la adopción de un acuerdo previo de valoración en relación con los ingresos procedentes de la cesión de los activos y de los gastos asociados, así como de las rentas generadas en la transmisión.
5.- Asimismo, con carácter previo a la realización de las operaciones, el sujeto pasivo podrá solicitar a la Administración tributaria un acuerdo previo de calificación de los activos como pertenecientes a alguna de las categorías a que se refiere el apartado 1 del artículo 23 y de valoración en relación con los ingresos procedentes de la cesión de aquellos y de los gastos asociados, así como de las rentas generadas en la transmisión. La resolución de este acuerdo requerirá informe vinculante emitido por la Dirección General de Tributos, en relación con la calificación de los activos. En caso de estimarlo procedente, la Dirección General de Tributos podrá solicitar opinión no vinculante al respecto, al Ministerio de Economía y Competitividad.
Por lo que se refiere al procedimiento para ambos acuerdos, la Ley se remite a desarrollo reglamentario.
Régimen transitorio:
La Disposición transitoria cuadragésima establece el régimen transitorio de la reducción de ingresos procedentes de determinados activos intangibles, para las cesiones del derecho de uso o de explotación de activos intangibles que se hayan realizado con anterioridad al 29 de septiembre de 2013, estableciendo que se regularán por lo establecido en el artículo 23 de esta Ley, según redacción dada al mismo por la disposición adicional octava. Ocho de la Ley 16/2007, de 4 de julio, de reforma y adaptación de la legislación mercantil en materia contable para su armonización internacional con base en la normativa de la Unión Europea.
Deducción por creación de empleo
Aplicable a los períodos impositivos que comiencen a partir del 1 de enero de 2013. El artículo 26.3, modifica el artículo 41 del TRLIS, que recoge la Deducción por creación de empleo para trabajadores con discapacidad, estableciendo diferentes importes según el grado de discapacidad del contratado y eliminando la anterior referencia a “minusvalía”. También se elimina la obligatoriedad de que el contrato sea “por tiempo indefinido”.
Será deducible de la cuota íntegra la cantidad de 9.000 euros por cada persona/año de incremento del promedio de plantilla de trabajadores con discapacidad en un grado igual o superior al 33 por ciento e inferior al 65 por ciento, contratados por el sujeto pasivo, experimentado durante el período impositivo respecto a la plantilla media de trabajadores de la misma naturaleza del período inmediato anterior.
Será deducible de la cuota íntegra la cantidad de 12.000 euros por cada persona/año de incremento del promedio de plantilla de trabajadores con discapacidad en un grado igual o superior al 65 por ciento, contratados por el sujeto pasivo, experimentado durante el período impositivo, respecto a la plantilla media de trabajadores de la misma naturaleza del período inmediato anterior.
Al igual que preveía la regulación anterior, los trabajadores contratados que dieran derecho a la deducción prevista en este artículo no se computarán a efectos de la libertad de amortización con creación de empleo regulada en el artículo 109 de esta Ley.
Cooperativas
La Disposición Final octava apartado 4 modifica el artículo 7 de la Ley 11/2013 de 26 de julio de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo, que introdujo la Disposición Adicional decimonovena del T.R de la Ley del Impuesto sobre Sociedades. La modificación consiste en eliminar la referencia a las cooperativas que se constituyan a partir del 1 de enero de 2013 entre las beneficiarias de la aplicación de la escala que recoge dicha DA, ya que no resulta necesaria, al haber cambiado “tipo diferente al general” (que las excluía), por tipo inferior (que las incluye).
Derogación técnica
La Disposición derogatoria deroga el apartado 3 de la disposición adicional décima del TRLIS. Se trata de una derogación técnica puesto que ese apartado 3 hace referencia al anterior artículo 37 del citado TRLIS derogado a su vez por el artículo 92 cuatro de la Ley 2/2011 de 4 de marzo. El actual artículo 37 recoge la Deducción por Inversión de Beneficios.
IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO
RÉGIMEN ESPECIAL DEL CRITERIO DE CAJA EN EL IVA
Con efectos desde el 1 de enero de 2014, el artículo 23 de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización introduce el régimen especial del criterio de caja en el Capítulo X del Título IX de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido (art. 163 decies y sig.)
Este nuevo régimen especial de carácter optativo, permite a los sujetos pasivos retrasar el devengo y la consiguiente declaración e ingreso del IVA repercutido hasta el momento del cobro a sus clientes aunque se retardará, igualmente, la deducción del IVA soportado en sus adquisiciones hasta el momento en que efectúe el pago a sus proveedores (criterio de caja doble); todo ello con la fecha límite del 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que las operaciones se hayan efectuado.
Las principales características del régimen especial del criterio de caja son:
Requisitos subjetivos:
Podrán aplicar este régimen especial los sujetos pasivos del impuesto cuyo volumen de operaciones durante el año natural anterior no haya superado los 2.000.000 de euros, entendiendo que las operaciones se realizan cuando se hubiera producido el devengo del IVA si no les hubiera sido de aplicación el régimen especial.
Se excluyen los sujetos pasivos cuyos cobros en efectivo respecto un mismo destinatario durante el año natural superen la cuantía determinada reglamentariamente.
Régimen optativo:
El régimen podrá aplicarse por los sujetos pasivos que cumplan los requisitos anteriores y opten por su aplicación en los términos que se establezcan reglamentariamente.
La opción se entenderá prorrogada salvo renuncia. Esta renuncia tendrá una validez mínima de 3 años.
La renuncia o exclusión del régimen determinará el mantenimiento de las normas reguladas en el mismo respecto de las operaciones efectuadas durante su vigencia.
Requisitos objetivos:
El régimen especial se referirá a todas las operaciones del sujeto pasivo realizadas en el territorio de aplicación del impuesto
Se excluyen:
Las acogidas a los regímenes especiales simplificado, de la agricultura, ganadería y pesca, del recargo de equivalencia, del oro de inversión, aplicable a los servicios prestados por vía electrónica y del grupo de entidades.
Las entregas de bienes exentas a las que se refieren los artículos 21, 22, 23, 24 y 25 de esta Ley (exportaciones y entregas intracomunitarias de bienes)
Las adquisiciones intracomunitarias de bienes.
Aquellas en las que el sujeto pasivo del impuesto sea el empresario o profesional para quien se realiza la operación conforme artículo 84.Uno.2º, 3º y 4º (supuestos de inversión del sujeto pasivo).
Las importaciones y las operaciones asimiladas a importaciones.
Aquellas a las que se refieren los artículos 9.1º y 12 (autoconsumos de bienes y servicios)
Contenido del régimen:
El impuesto se devengará:
En el momento del cobro total o parcial del precio por los importes efectivamente percibidos.
El 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se haya realizado la operación si el cobro no se ha producido.
Deberá acreditarse el momento del cobro, total o parcial, del precio de la operación.
La repercusión deberá efectuarse al tiempo de expedir y entregar la factura pero se entenderá producida en el momento del devengo de la operación.
Los sujetos pasivos acogidos al régimen podrán practicar sus deducciones en los términos establecidos en el Título VIII de la LIVA con la particularidad de que el derecho a la deducción nace:
En el momento del pago total o parcial del precio por los importes efectivamente satisfechos
El 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se haya realizado la operación si el pago no se ha producido
Deberá acreditarse el momento del pago total o parcial del precio de la operación.
Las obligaciones formales específicas de este régimen se determinarán reglamentariamente.
Destinatarios de las operaciones afectadas por el régimen:
En el caso de los sujetos pasivos no acogidos al régimen pero que sean destinatarios de las operaciones incluidas en el mismo, el derecho a la deducción de las cuotas soportadas por esas operaciones nace:
En el momento del pago total o parcial del precio por los importes efectivamente satisfechos
El 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se haya realizado la operación si el pago no se ha producido
Modificación de bases imponibles del artículo 80.Cuatro LIVA
La modificación de la base imponible por créditos incobrables efectuada por sujetos pasivos que no se encuentren acogidos al régimen especial del criterio de caja, determinará el nacimiento del derecho a la deducción de las cuotas soportadas por el sujeto pasivo deudor acogido a dicho régimen especial correspondientes a las operaciones modificadas y que estuvieran aún pendientes de deducción.
Efectos del auto de declaración de concurso
La declaración de concurso del sujeto pasivo acogido al régimen especial del criterio de caja o del sujeto pasivo destinatario de sus operaciones determinará, en la fecha del auto de declaración del concurso, el devengo de las cuotas repercutidas y la deducción de las cuotas soportadas respecto de las operaciones a las que haya sido de aplicación este régimen, que estuvieran aún pendientes de devengo o deducción.
IMPUESTO GENERAL INDIRECTO CANARIO
Con efectos desde el 1 de enero de 2014, el artículo 24 de la Ley 14/2013 introduce el Régimen especial del criterio de caja en el Capítulo IX del Título III de la Ley 20/1991, de 7 de junio, de modificación de los aspectos fiscales del Régimen Económico Fiscal de Canarias (art. 58 nonies y siguientes) en análogos términos a los señalados para el Impuesto sobre el Valor Añadido.

05/11/13 Pagos a cuenta del gravamen especial sobre los premios de determinadas loterías y apuestas

La Ley 16/2012, de 27 de diciembre, por la que se adoptan diversas medidas tributarias dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y al impulso de la actividad económica, somete a tributación, a través de un gravamen especial, los premios pagados correspondientes a sorteos celebrados a partir del 1 de enero de 2013, de las loterías y apuestas organizadas por la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado, por los órganos o entidades de las Comunidades Autónomas, así como de los sorteos organizados por la Cruz Roja Española y de las modalidades de juegos autorizadas a la Organización Nacional de Ciegos Españoles. Asimismo, se someten a dicho gravamen especial los premios de las loterías, apuestas y sorteos organizados por organismos públicos o entidades que ejerzan actividades de carácter social o asistencial sin ánimo de lucro establecidos en otros Estados miembros de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo y que persigan objetivos idénticos a los de los organismos o entidades españoles anteriormente señalados y que hasta ahora estaban exentos.
La referida norma establece que los perceptores de estos premios, cualquiera que sea su naturaleza, en el momento del cobro, soportaran una retención o ingreso a cuenta que debe practicarles el organismo pagador del premio, es decir, SELAE, Cruz Roja Española, ONCE o la CCAA correspondiente.
Por lo tanto, los contribuyentes del IRPF ó los contribuyentes no residentes sin establecimiento permanente que resulten agraciados y hayan soportado la retención en el momento del abono del premio, o no la hayan soportado por ser su cuantía inferior a 2.500 euros, no tendrán que presentar ninguna otra autoliquidación.
Los contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades que obtengan un premio sujeto al gravamen especial deberán incluir, como antes del 1 de enero de 2013, el importe del premio entre las rentas del periodo sujetas al impuesto y la retención/ingreso a cuenta soportado como un pago a cuenta más. Con la nueva normativa, la única diferencia es que estos premios pasan a estar sometidos a retención o ingreso a cuenta del 20%.
Adicionalmente, los contribuyentes no residentes sin establecimiento permanente que resulten agraciados y hayan soportado la retención en el momento del abono del premio, podrán solicitar la devolución que pudiera corresponderles por aplicación de un convenio para evitar la doble imposición internacional.Por último, se recuerda que respecto a la obligación de identificación de beneficiarios de premios, no existen cambios sustanciales respecto de años anteriores. En caso de que se trate de premios que hayan sido distribuidos en forma de participaciones y quien proceda al reparto del mismo figure como beneficiario único (o como Gestor de Cobro) por haberlo manifestado así en el momento del cobro del premio, deberá estar en condiciones de acreditar ante la Administración Tributaria que el premio ha sido repartido a los titulares de participaciones.

Novedades Fiscales para 2014

A las puertas de empezar un nuevo ejercicio debemos fijarnos en las novedades fiscales que empezarán a aplicarse en 2014. En algunos casos se trata de nuevas medidas o modificaciones en la aplicación de impuestos, en otros de la prorroga de determinados acuerdos que iban a aplicarse en 2012 y 2013 y que también estarán en vigor en el próximo año.
Para los autónomos y las empresas las novedades se aplicarán tanto al IRPF como al Impuesto de Sociedades y al IVA.
Novedades más destacadas en el IVA
Desde el punto de vista normativo, la novedad más destacada es la entrada en vigor del criterio de caja del IVA. Este sistema voluntario permitirá declarar el IVA en el momento en que se cobren y paguen las facturas, en lugar de por su fecha de emisión. Es importante conocer que el plazo para acogerse a este nuevos sistema para aplicarlo en 2014 finaliza el próximo 31 de diciembre.
Otra novedad, que afecta más a la gestión del IVA que a su funcionamiento es la unificación del modelo 303 para la presentación de prácticamente todas las liquidaciones del Impuesto, quedando sin efecto la utilización del resto de modelos.
Aplicación en 2014 de medidas anteriores del IRPF
Se ha decidido que varias medidas en vigor de manera transitoria para 2012 y 2013 se sigan aplicando en 2014.
Las retenciones a los profesionales se subieron al 21% con efecto 2012 y 2013, con la previsión de que se rebajaran al 19% a partir de enero de 2014. Sin embargo se ha decidido que se mantenga el 21% para el próximo ejercicio y sea a partir del 1 de enero de 2015 cuando se empiece a aplicar la reducción.
Se mantienen la cuantía de los módulos, los índices de rendimiento neto de las actividades agrícolas y ganaderas y su sistema de aplicación y la reducción general del 5% sobre el rendimiento neto que fue acordada anteriormente. Además se establece, para 2014, una reducción del 20% del rendimiento neto del IRPF de los módulos y la cuota del régimen simplificado del IVA para las actividades económicas desarrolladas en el término municipal de Lorca.
Cuestiones que afectan al Impuesto de Sociedades
En lo que respecta al Impuesto de Sociedades, se prorroga para los contratos de leasing celebrados entre 2012 y 2015 la excepción a la exigencia del requisito para proceder a la aplicación del régimen de amortización especial que obligaría a que la parte de las cuotas de arrendamiento financiero que se corresponde con la recuperación del coste del bien fuera constante o creciente.
Se elimina la deducibilidad del deterioro de valor de las participaciones en el capital o fondos propios de entidades. No se considerarán deducibles las pérdidas por el deterioro contable de dichos valores ni las rentas negativas obtenidas en el extranjero a través de establecimientos permanentes o uniones temporales de empresas, salvo en el caso de su transmisión o cese de su actividad / extinción.
En este último aspecto se establece un régimen transitorio aplicable a las pérdidas por deterioro de cartera y a las rentas negativas obtenidas en el extranjero a través de un establecimiento permanente que se hubieran generado antes del 1 de enero de 2013.

Iva de caja: requisitos formales y contables para su aplicación

Para aplicar este régimen, tenemos que cumplir de manera previa los siguientes requisitos en nuestra empresa:

  • Volumen de operaciones inferior a 2 millones de euros, pero calculado según las reglas del IVA, es decir, volumen de operaciones reflejadas en el impuesto y computadas con IVA incluido. No confundir este parámetro con el importe neto de la cifra de negocios
  • No tener cobros en efectivo respecto el mismo destinatario superiores a 100.000 euros

Para poder optar a la aplicación del IVA de caja en nuestra empresa, debemos realizar la solicitud de inclusión en dicho régimen durante el mes de diciembre previo al ejercicio con la correspondiente declaración censal. Si somos un obligado tributario del IVA que procede al alta durante el ejercicio en curso, tendremos que comunicar esta opción en el momento que damos de alta las obligaciones derivadas del IVA.

Requisitos formales de emisión de las facturas en IVA de caja y criterios de anotación

Las empresas que se acojan al régimen de caja en el IVA tendrán que hacer mención expresa en las facturas a este hecho, mediante la frase en la factura “Régimen especial de IVA de caja” o similar, de tal manera que el receptor de la factura sepa claramente que dichas cuotas de IVA no serán deducibles hasta el momento que se paguen realmente las facturas.
La aparición de este nuevo régimen, obliga a todas las empresas a incluir dos campos nuevos en los libros registro de IVA. En estos libros, tendremos que añadir un campo adicional que refleje la fecha de cobro o pago total o parcial y los medios de pago usados para el cobro o pago de dichas facturas.
Si yo no me he acogido al régimen de caja, los campos anteriores de fecha de cobro y medio de pago no son obligatorios en el libro de IVA devengado.
Tal y como vemos, la primera traba para acogernos al régimen de caja es una carga burocrática, dado que el criterio del devengo en todas las operaciones sigue vigente para la presentación del modelo 347.

Criterios para fijar el Capital Social de una S.L

Criterios para fijar el capital social de una SL
En el momento de crear una Sociedad Limitada una de las decisiones a tomar es la cuantía del capital social de la nueva empresa. En muchas ocasiones se constituye con el mínimo legal, que son 3.000 euros, pero no debemos tomarnos esta cuestión a la ligera y hay que aplicar varios criterios para fijar el capital social de una S.L.
Pensemos que la aportación al capital puede hacerse en efectivo, en especie (aportando bienes) o de las dos maneras, por tanto la disponibilidad de dinero inicial no debería ser un factor determinante. Tampoco ha de serlo la diferencia en el coste de los trámites de constitución, que suele ser mínimo.
Claves de constituir con un capital bajo
El hecho de constituir la sociedad por el capital mínimo, o un cifra baja, tiene una serie de repercusiones. En primer lugar la responsabilidad de los socios está limitada a su aportación al capital, eso implica que esa responsabilidad es menor cuanto más bajo sea éste.
Por otro lado no se puede proceder al reparto de dividendos cuando el patrimonio neto de la sociedad sea inferior al capital social, por tanto al empresario le interesa que el capital social sea lo más bajo posible para poder cobrar de los beneficios empresariales por este concepto.
Pero también es importante hacer constar que en el momento en que los fondos propios de la empresa estén por debajo del 50% del capital social la empresa estará en causa de disolución. Por tanto debemos considerar que cuanto más bajo sea el capital más posibilidades habrá de que se dé esta situación, lo que nos obligaría a ampliar capital o bien a cerrar la empresa.
Cuando el capital es más elevado
Un capital social más alto nos daría mayor margen de operatividad con la empresa. Evidentemente tendría el inconveniente de que la responsabilidad limitada sería más amplia y que el reparto de dividendos más dificultoso al principio, pero la sociedad tendría una mayor fortaleza.
Eso también puede ser importante frente a terceros. La necesidad de negociar con proveedores, con entidades financieras o con inversores que aporten liquidez al negocio también es una factor a tener en cuenta a la hora de establecer el capital social.
Por tanto debemos valorar todas estas cuestiones a la hora de fijar la cifra con la que se constituya la sociedad. Lo que beneficia a los socios puede ser perjudicial en otros aspectos, así que hay que buscar el equilibrio.
Además pensemos que siempre será menos costoso constituir con un capital más alto que quedarnos cortos y tener que suscribir luego una ampliación del mismo.

Modelo 347 Iva: cumplementación del modelo

Modelo 347 e IVA de caja: cumplimentación del modelo


Dentro del análisis del IVA de caja, nos encontramos con una duda que es recurrente para todas las empresas que se están planteando acogerse a este sistema de liquidación del impuesto, que es la manera de cumplimentar el modelo 347 si se está en el régimen de IVA de caja.
Este régimen, como régimen independiente, ha modificado varios reglamentos mediante el RD 828/2013, que establece de facto la obligación de presentar la declaración de operaciones con terceras personas si se está en el régimen de caja y a parte, modifica los criterios para presentar esta declaración en aquellos que tributan en estimación objetiva, puesto que tienen que incluir en dicha declaración las facturas recibidas aparte de las facturas emitidas que excedan el límite de 3.005,06 euros.
 

Modelo 347 en el régimen de IVA de caja

El primer cambio que introduce este modelo es que el volumen de operaciones anual que se tenga con terceras personas se computará siguiendo el criterio del devengo y también el criterio de caja.
Es decir, tendremos que incluir en el modelo 347, el volumen de operaciones siguiendo el criterio del devengo y aparte, tendremos que computar también el volumen de operaciones que tengamos según el criterio de caja, para determinar el momento del cobro o pago efectivo de las operaciones.
Dado que estas operaciones se refieren siempre al año natural anterior, el primer modelo 347 que computará operaciones en el régimen de IVA de caja, será el que presentemos en febrero de 2015.

Otras novedades importantes en el modelo 347

No obstante, el modelo 347 si trae novedades importantes puesto que se amplía la obligación de presentación de dicha declaración a las comunidades de propietarios y se elimina el límite de 3.005,06 euros para declarar las subvenciones públicas recibidas. Esta nueva declaración se realizará con los datos del próximo año y por tanto, el primer ejercicio que se presentará esta declaración será en febrero de 2015.
Aparte, se elimina la obligación de presentación del modelo 340 para todos los obligados tributarios, excepto aquellos que estén en el sistema de devolución mensual del IVA que sí seguirán presentando la declaración mensual y el modelo 340. Como vemos, tenemos que adaptar perfectamente nuestros sistemas de gestión contable si vamos a optar por el criterio del IVA de caja.
En Blog Sage | IVA de caja: aclaraciones sobre cobros y pagos e imputación de cuotas de IVA, IVA de caja: requisitos formales y contables para su aplicación en las empresas,